Tempo sin miedo, ni cuentas pendientes!

En su segunda oportunidad de vida, al extinguir ayer su último día de sentencia por narcotráfico, Tempo aseguró haber saldado sus cuentas en la calle y vive sin miedo a viejas rencillas, que pudieran existir en el bajo mundo. Además, contempla retirarse dentro de cuatro a cinco años.

“Vivo en Ponce (donde fue apresado), no tengo nada que temer, pagué mi precio. Salgo a la calle como cualquier ser humano, sin ningún tipo de miedo”, manifestó Tempo en conferencia de prensa.

Aunque no ha hecho su primer concierto tras más de 12 años ausente de los escenarios, que será el 17 de mayo en Coliseo de Puerto Rico producido por Paco López, confesó su plan de retirarse. Actualmente tiene 36 años, lo cual sería un retiro temprano a sus 40 o 41.

“La visión que tengo ahora es bien diferente, es hacer el dinero que pueda en menor tiempo, capitalizarlo lo mejor que pueda y darle oportunidad a nuevos muchachos. (La música) es buen vehículo para sacar a los chamaquitos de la calle porque hay que educarlos”, comentó cuyo nombre de pila es David Sánchez.

Acto seguido, a preguntas de cómo visualiza ahora el dinero versus en su pasado dijo que “antes el negocio de la música no era el que es hoy. El negocio se convirtió en un fenómeno, hay muchísimo dinero que antes no había. Ahora de alguna manera hay que ayudarlos (a los jóvenes), con música y deporte, hay que inculcarles algo. La criminalidad es una conducta aprendida, esos chamaquitos están viendo al que tiene ese carrito, quiere ser como él y ahí está el problema; y quién le dice a ellos que esa no es la manera. A lo mejor a mí me van hacer más caso que a un pastor o a una persona del gobierno”.

Entonces, sobre si se considera un ejemplo para la juventud, a pesar de las críticas, manifestó que de superación.

“Estos chamacos sabían de mi nombre, pero no me conocen, saben que salí por narcotráfico y qué ejemplo puedo ser para ellos. Quizás de superación sí, de que se puede”, comentó.

Si bien, muchos reinciden en el bajo mundo, Tempo negó que será su caso.

“Definitivamente no, estoy centralizado en lo mío y no quiero volver a perder mi vida, perdí literalmente mi vida, mis hijas, mi abuela. No voy más, no tenía ningún tipo de necesidad, quizás lo hice para suplementar una imagen, pero ya se acabó de mi parte”, puntualizó.

Niega vivir de ganancias narcotráfico

Si bien desde su regreso a Puerto Rico en octubre de 2013, para terminar de cumplir su sentencia, ha exhibido ropa y prendas de lujo, aseguró que el dinero es producto de los “negocios grandísimos” que hizo con el productor de su concierto Paco López, de su trabajo artístico previo a ser encarcelado y de la gira de conciertos que ha vendido para Estados Unidos, República Dominicana y Chile, que arranca luego del show en la Isla. Visitará hasta la Parada Puertorriqueña en Nueva York.

“Cuando en 2002 caí preso, fui el primer artista con Sony en firmar un contrato multimillonario, tengo cuatro discos de platino y dos de oro. Salí con una ropa, pero no podía salir de la cárcel derrotado. Tenía que salir como me fui, quizás la estrategia que utilicé fue malinterpretada. Pero no fue lo que quise decir porque no estoy vanagloriando lo que era. No es secreto que hice cárcel por narcotráfico, pero no es que hice dinero ni tengo ese dinero. Estaba en el negocio de las drogas, mezclé una cosa con la otra y pagué el precio. Tenía mi dinero ahorrado, empezaron a hacer campaña de Free Tempo, que por una parte resultó, pero estaban recaudando un dinero que nunca vi”, señaló.

Además, desde diciembre es el rostro para Latinoamérica de las prendas Raffaello, que son las que luce. En cuanto a si esa imagen de joyería costosa influenciaría a jóvenes a irse por el camino fácil para adquirirlas dijo que “no puedo educar a la juventud completa de Puerto Rico porque eso no es responsabilidad solamente mía, es de todos. Creo que la educación empieza en el hogar. Tengo mis hijas y me ven con todas estas cosas, pero hay que enseñarle a la gente que se lo tiene que ganar”. Su hija menor Krystal, de 12 años, vive en Puerto Rico y la mayor, Nicole, de 14, en Estados Unidos.

Tempo tomó 11 cursos de sicología en la cárcel que lo ayudaron a manejar su “impulsividad y a salirme de situaciones de alto riesgo”, pero aunque le gusta ese campo no lo seguirá sino la música para lograr un retiro temprano.

“En la música me va a ir muy bien, espero en cuatro o cinco años estar retirado porque gracias a Dios todo me ha salido muy bien, existe hambre de mi música, estoy capitalizando. Probablemente no me trepe a una tarima más y esté backstage trabajando con nuevos talentos porque tengo mis propios estudios y sello disquero. Dejaría de grabar”, aseguró.

Leave a Reply

Your email address will not be published.